Entradas

¡Al teatro con Marie!

Imagen
Desde muy pequeña Marie Bashkirtseff se sintió atraída por las tablas: cuando apenas comenzaba a caminar ya suspiraba por ser bailarina, tal como lo anuncia en el Prefacio que escribió para su Diario. Más adelante ambicionó una carrera como contante lírica, respaldada en el don innato de su voz, sueño del que la enfermedad la despertó.
    Como sea, Marie no perdía oportunidad de asistir al teatro para ver o escuchar a las estrellas del momento, actores, actrices y cantantes.

    En esta entrada haremos un repaso a vuelo de pájaro de las figuras que admiró.
    Que no se nos pase que aquellas eran las luminarias más rutilantes de una época que fue, para las artes, las letras y la música, una de las más intensas de las últimas centurias y que el país en el que vivió era la médula cultural del mundo. Pensemos, en correspondencia, que las que brillan hoy día habrán de quedar en la obsolescencia con su misma vertiginosa celeridad. 
    Ah, y seamos indulgentes: tal vez su aliño indum…